La Fiscalía dio detalles del avance judicial en una de las ramas relacionadas con la red de corrupción dirigida por el exsenador Liberal Mario Castaño, quien ya aceptó cargos por manipular a su conveniencia, y de terceros, contratación pública en al menos cuatro departamentos. Ahora, la Fiscalía imputó por segunda vez a los contratistas Santiago Castaño Morales (no es familiar del político) y Nova Lorena Cañón Reyes, por el delito de peculado por apropiación.

Castaño Morales y Cañón Reyes fueron capturados en marzo de este año, una vez se conocieron los audios que en su momento vinculaban al senador liberal con gestiones corruptas para que a sus socios y conocidos les fueran adjudicados contratos públicos. La organización criminal, que contaba con asesores, contratistas y hasta alcaldes, habría conseguido en más de dos años contratos por $43.000 millones.

La Fiscalía imputó a Santiago Castaño, esta vez, por presuntamente entregar recursos públicos en tres eventos distintos: inicialmente, se habría apropiado de $100 millones, que correspondía al anticipo de un contrato para la construcción de una cancha en Balboa (Cauca); luego, de $285 millones de un contrato de interventoría en la Central Hidroeléctrica de Termopaipa, en Paipa (Boyacá); asimismo, de $1.299 millones en un acuerdo de obras para mitigar riesgos por la temporada de lluvia en Manizales (Caldas).

“De otra parte, la señora Cañón Reyes, presuntamente, recibió $170 millones por mediar entre el Ministerio de Cultura y una fundación para la ejecución de un proyecto cultural en Salamina (Caldas)”, señaló la Fiscalía. Ninguno de los procesados aceptó cargos. Sin embargo, el juez que escuchó la imputación dictó orden de captura en su contra y ordenó medida de aseguramiento en casa. En septiembre pasado habían quedado libres, pues se determinó que no representaban un riesgo para el proceso y estaban colaborando con la justicia.

El pasado 21 de septiembre, el exsenador Mario Castaño llegó al edificio de la Corte Suprema de Justicia para aceptar los delitos de concierto para delinquir, interés indebido en celebración de contratos, peculado por apropiación, estafa y concusión. El político ofreció disculpas y aseguró que reintegrará el dinero apropiado por la red de corrupción. Desde entonces permanece detenido y a la espera de conocer su condena por corrupción.

FUENTE EL ESPECTADOR

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here