Tramitadores corruptos, en varias oficinas del país, controlan las citas para expedir el pasaporte, un derecho ciudadano. La que funciona en Bucaramanga no es la excepción y los usuarios deben pagar a tramitadores, aparentemente externos para acceder al servicio, ante la imposibilidad de encontrar citas virtuales. Esa fue la situación que denunció el diputado Luis Ferley Sierra del departamento de Santander, quien resultó en medio de una pelea con los funcionarios.

El diputado, quien se denomina en redes sociales como ‘Profe Ferley’, a través de otra persona, realizó todo el trámite fraudulento con un tramitador para recaudar las pruebas de la mafia que opera en la oficina de pasaportes de Bucaramanga.

Cuando terminó el trámite, llegó a la oficina y realizó una transmisión en vivo a través de sus redes sociales, con el fin de denunciar y confrontar a los funcionarios que aseguraba podían estar vinculados con ese comportamiento corrupto.

Las denuncias vienen de hace varios meses en que los usuarios interesados en expedir sus pasaportes, han denunciado que las citas tardan hasta tres meses, pero hay tramitadores que ofrecen a través de redes sociales citas a cambio de extorsiones de más de 100 mil pesos.

Camilo Arenas Valdivieso, secretario administrativo de la Gobernación de Santander, encargado de la oficina, señaló al diario Vanguardia que presuntamente se trataba de una intrincada red de hackers que habían alterado el sistema para acaparar las citas.

Sin embargo, según el diputado Ferley Sierra, la situación es más sencilla y serían tramitadores y funcionarios corruptos los que estarían detrás de la mafia de pasaportes en Santander. A través de una mujer, el funcionario contactó a un tramitador, quien por un chat de WhatsApp le ofreció una cita dos días después a cambio de 150 mil pesos.

Los tramitadores incluso aseguran que el trámite original no tiene costo, pero para la “colaboración” se pide un valor y le advierten que dentro de la oficina no puede decir nada del “favor”. Tras entregar los datos y el comprobante de la transacción en plataformas bancarias, se le agenda la cita, incluso de un día para otro.

Luego, la persona que accede a ese trámite ilegal, se dirige a la oficina de pasaportes, informa al vigilante que no tiene estampilla, ella se comunica con otra persona y le dan paso directamente a una caja del segundo piso de la entidad, donde le entregan otro recibo para que cancele la estampilla para registrar los datos biométricos.

El diputado Ferley pretendía entrar al segundo piso, a la caja donde son dirigidos quienes pagan tramitadores, pero un funcionario le impidió el paso e inició el altercado. “Usted no tiene ningún derecho de formar caos”, le dijo mientras mantenía cerrada la puerta.

Sierra mostró también el chat con el tramitador, quien le dice que después de pagar el trámite de pasaporte no debe tener ningún problema. Sin embargo, le advierte, que en caso de obstáculos, le escriba o afirme que “la doctora Jessica autorizó por medio de un amigo de Misael Tavera”.

Aunque en la Gobernación sostienen que los funcionarios no tienen acceso a las citas, el diputado cuestiona que si ellos no tienen esa posibilidad, su compañera pudo realizar todo el trámite sin tener previamente estampilla y ya solo debía cancelar el valor del pasaporte en el banco para recibir el documento migratorio.

El tramitador les advirtió que si llegaban a preguntar en la oficina cómo consiguieron la cita, debían decir que fue a través de “un amigo de la Gobernación” y si les pedían el nombre, decir que no lo podían entregar “por seguridad”.

A la oficina llegaron Policías en medio de la transmisión y le pidieron al diputado abandonar la sede. Mientras había personas que apoyaban al ‘Profe Ferley’, otros rechazaban su forma de denunciar. Incluso se enfrentó a los uniformados.

El secretario administrativo también hizo presencia en la sede y, a gritos, le pidió que respetara la sede porque había personas esperando ser atendidas. Arenas permitió a Sierra ingresar al otro espacio de la oficina y continuó el enfrentamiento, a gritos, entre denuncias y señalamientos de politiquería.

Arenas señaló que han tramitado más de 6.000 pasaportes desde noviembre y 4.000 en enero, que muestran que el sistema funciona y que están trabajando para que los ciudadanos puedan acceder al servicio. Asegura que se imprimen cerca de 200 diarios.

Finalmente no fueron al segundo piso de la oficina y en medio de las denuncias, se presentó una pelea de usuarios, funcionarios y el equipo del diputado, que incluyó forcejeos, golpes y patadas para sacar a Sierra de la oficina, según denunció.

Los tramitadores con acceso a citas para expedición del pasaporte no se encuentran únicamente en Bucaramanga, también en Bogotá exigen cobros para acceder al trámite y confirman directamente al correo electrónico.

 

Fuente Infobae

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here