el actual alcalde de Medellín, Daniel Quintero, ha venido construyendo una retórica compuesta sobre el “pobrecito” que a modo de novela mexicana, logró hacerse a pulso y alcanzar la superación en contra de todas las mayores adversidades.

Para ello, el alcalde se encargó de hacer creer que él y sus otros dos hermanos, Miguel y Juan David, pasaron la mayor de las pobrezas en el barrio ‘Tricentenario’. Si bien su vida no ha sido un jardín de rosas, las dificultades vividas no son nada extraordinarias a las de la mayoría de la población el país, inclusive, hay millones de personas en peores condiciones de las que quiere hacer parecer el alcalde.

Para los vecinos de este barrio, lo que hace creer Quintero es una exageración, porque como dicen, “todo el mundo sabe que Tricentenario tiene historia y es la de un barrio hecho por clase trabajadora y no por indigentes” quienes han tenido modos de vida con esfuerzo y mucha cooperación entre vecinos.

Los Quintero Calle vienen de una prestigiosa y adinerada familia paisa. La historia del patriarca dejó ejemplo de superación pero también de momentos de crisis. Don Carlos Calle, el abuelo de los hermanos Quintero, fue un notable hombre de negocios quien además, tuvo intereses en la bolsa de Valores de Medellín, pero que por cosas del destino, terminó perdiendo mucho dinero y sin opción de dejar herencia. Es claro que don Carlos, les dejó el ejemplo del esfuerzo y la superación que en efecto han tenido los hermanos Quintero Calle, algo que todos los consultados en el barrio, les reconoce. Es por esto que cuando Daniel fue entrevistado por Yamid Amat cuando se aceraba la votación para las elecciones a la Alcaldía, en medio de lágrimas, dijo que quería que su madre y su abuelo fallecidos estuvieran con él para que vieran lo que había logrado. Para muchos esas lágrimas desataron la sensibilidad de muchos votantes que las percibieron sinceras.

Uno de los temas sombríos tiene que ver el hermano del alcalde, Juan David Quintero, quien según las denuncias, importó contenedores con tapabocas para la época en la que el Alcalde comenzó a liderar los mensajes del uso de este implemento de seguridad, cuando todavía nadie en el país promovía su uso. Estos contenedores finalmente fueron negociados con comerciantes del centro comercial El Hueco del centro de la ciudad. La importación, según le dijo Quintero a los comerciantes, vienen desde China y España. Lo cierto es que los comerciantes están molestos y hasta se han quejado con el propio alcalde porque su hermano les incumplió.

Los comerciantes del Hueco abrieron el abanico de buscar las causas del incumplimiento y encontraron que estos al parecer, fueron entregados a través de contratos con terceros a entidades hospitalarias y entidades dependientes de la alcaldía y de ahí la denuncia en las redes sociales y hasta en la procuraduría y la contraloría, hasta donde dicen, han hecho llegar las quejas.

El hermano del Alcalde también se propuso para la Cámara de Representantes por el partido Opción Ciudadana, uno de los partidos que fue vinculado en la parapolítica y de los que salen los tristemente recordados Juan Carlos ‘El Negro’ Martinez Sinisterra, Luis Alberto Gil Castillo mas conocido como ‘el Tuerto Gil’, Jair Acuña entre otros. No obstante, su aspiración para convertirse en ‘Honorable Congresista de la República”, se vio truncado al quemarse políticamente tras solo alcanzar 422 votos de los 8 mil que tenía que sacar para lograr una curul. Eso fue para las elecciones legislativas del 11 de marzo del 2018.

Juan David Quintero habría sacado el dinero para costear esa costosa campaña al congreso de su exnovia Sandra Cristina Villa Giraldo, quien para la época fungía como gerente de campaña y además fue su principal aportante, de quien dijo que hacía “política al desnudo”. Luego pudimos constatar que la misma mujer que financió la campaña le hizo un cobro público por medio de Twitter al hermano de Quintero, por una millonaria suma de dinero que no ha pagado.

Según el portal Cuentas Claras del Concejo Nacional Electoral, que puede ser consultado haciendo click en el enlace, encontramos la información de la campaña en la que, efectivamente da cuenta de que su “Conyuge” para ese momento y ahora exnovia de Juan David Quintero, fue quien le aportó 10 millones de pesos en efectivo y le prestó otros $54.052.714 pesos para un total de $64.052.714 pesos, dinero que es el motivo del cobro público por internet.

Así se va destapando la olla de los hermanitos Quintero, en principio con el tema de los tapabocas que según denuncian los comerciantes de El Hueco, Juan David le habría vendido a los hospitales y entidades de la Alcaldía, es decir, a su hermano y luego, las deudas de campaña que no le ha pagado a su exnovia quien reclama en redes sociales que le pague ya que sí tiene dinero de la venta de los tapabocas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here