Kelly Andrea Eslava Montes, la expareja del magistrado del Tribunal Administrativo de Cundinamarca, Carlos Alberto Vargas Bautista, y su socio Aldemaro Vargas, firmaron un preacuerdo con la Fiscalía.

Ambos reconocieron que existió una empresa criminal para la venta de fallos judiciales al interior del Tribunal a cambio de millonarias sumas de dinero.

La investigación arrojó que la mujer seria el enlace para negociar los fallos que estarían a cargo del magistrado Vargas.

Aldemaro Vargas, socio y primo del magistrado, admitió su culpabilidad y aceptó los delitos de concierto para delinquir y lavado de activos.

Entre los fallos irregularmente emitidos está el del Humedal Jaboque, en el que se condenó al distrito a pagar 32 millones de dólares a un particular.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here