Un juez de control de garantías dictó medida de aseguramiento a Kelly Andrea Eslava y Aldemaro Vargas.

La Fiscalía le imputó a Kelly Andrea Eslava los delitos de concierto para delinquir, cohecho por dar u ofrecer, falsedad en documento privado y público y acceso abusivo a sistema informático y a Vargas lo señalaron de participar en los cargos de concierto para delinquir y lavado de activos.

En la imputación de cargos, además, se les ordenó el pago de una millonaria indemnización a un particular en el marco de dos procesos contra la Empresa de Acueducto y Alcantarillado de Bogotá (EAAB) y el Hospital de Ubaté (Cundinamarca).

Sin embargo, en los dos casos existía un factor común: la abogada Kelly Andrea Eslava, quien durante seis meses trabajó como judicante en el despacho del magistrado Vargas Bautista, aparecía como representante legal del demandante.

Para el ente investigador la cercanía laboral influenció gravemente en estos procesos, puesto que el magistrado no falló en Derecho sino motivado por otros intereses. En la investigación se señaló que el magistrado habría pedía altas sumas de dinero para favorecer los intereses de los procesados.

Son varias las irregularidades que se encontraron durante la investigación.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here