Luis Enrique Dussan, es el corrupto candidato a la gobernación del Huila manipulado por la joya de Rodrigo Villalba; quien además de ser su padrino político, también fue quien le encomendó la presidencia del Banco Agrario, una institución que está hipotecada burocráticamente al Partido de La U y los liberales en su momento, y quienes desviaron completamente su misión de impulsar la actividad agrícola de la nación.

La mala gestión de Dussan comprometió enormemente la reputación y el presupuesto de la entidad, como el caso de un crédito por $120 mil millones otorgado de forma irregular al consorcio Navelena integrado por Odebrecht y Valorcon de la familia Gerlein. Otro de las ollas podridas en las que cocinó Luis Enrique Dussan otro de sus torcidos,  es el contrato que tiene el banco con una empresa de seguros francesa, BNP Paribas Cardif. El propósito del contrato era venderles seguros de vida a los clientes de la entidad bancaria, es decir, a los campesinos que tienen créditos o cualquier producto financiero con el banco, cuando en Colombia ninguna compañía de seguros vende pólizas para los trabajadores del campo, ni sus cultivos y tampoco sus proyectos.

Lo cierto del caso es que Dussan encontró la oportunidad de lucrarse de los clientes, en su mayoría campesinos humildes, obligándolos a adquirir dichas pólizas por un costo que iba entre los $10 y $100 mil pesos. Lo más curioso es que, en agradecimiento la empresa BNP Paribas Cardif, cubrió los gastos de 100 altos ejecutivos del banco, en un viaje todo incluido a los mejores hoteles de Punta Cana, República Dominicana. Un viaje que, hasta la fecha, ni el entonces ministro de Agricultura Aurelio Iragorri, ni Luis Enrique Dussan, pudo justificar.

Este personaje es el mismo que a través de campañas de odio, trata de enlodar el nombre de otros candidatos, tiene el apoyo de la izquierda radical y no guarda escrúpulos para trabajar con la ultraderecha como el expresidente del senado, el señor Macias; esperemos que los opitas castiguen a los politiqueros en las urnas y tomen la decisión mas sensata y racional por el bien del departamento del Huila. Como dice el dicho, cuando uno tiene el rabo de paja a la candela no se debe acercar, porque se quema.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here