El señor Oscar Andrés Pérez, candidato a la alcaldía de Bello, Antioquia, tendrá el desagradable “honor” de llevar en su cuerpo un brazalete de vigilancia para evitar que se salga o fugue del país; es un golpe a la democracia colombiana que una persona investigada por delitos como cohecho, concusión y celebración de contratos sin cumplir los requisitos legales, ¡siga en contienda política! ¡Por dignidad y vergüenza debería abandonar su pretensión de llegar a la oficina del alcalde del municipio de Bello!

Este tipo de personas son el reflejo y representan a la perfección la realidad de la política nacional, el clientelismo, el “cómo voy yo”, lo favores y la voracidad burocrática hayan en Oscar Andrés Pérez el baluarte de su éxito a nivel nacional; en términos de la competencia interpartidista y plural en el seno de las elecciones regionales que se llevarán a cabo el 27 de Octubre, es un golpe bajo para el Centro Democrático, ¿será que las directivas del partido estarán dispuestas a pagar con crecer el precio político que representa apoyar a un candidato que debería estar privado de la libertad en un centro carcelario?

En la audiencia en donde se debía fijar de manera perentoria una medida de aseguramiento, el juez decidió solo imponer el castigo mencionado, sin hacer caso a la solicitud de la fiscalía de aprehenderlo y además cancelarle su candidatura para que no pudiera participar en política, el torpe y fofo brazo de la justicia le es conveniente a este personaje y hace la vista gorda a escandalosos descalabros como el proyecto “galileo o la PTAR “Aguas Claras”.

Aunque el proceso de investigación de carácter penal sigue abierto, es posible, y más en país del “sagrado rostro”, que personajes como Pérez lleguen a gobernar en un despacho y luego en una celda, o simplemente sea parte de una larga lista negra de casos de corrupción impunes; lo único cierto es que la ciudadanía debe realizar el castigo correspondiente tomando una decisión coherente con su anhelo de un país libre de funcionarios corruptos y no votar por Oscar Andrés Pérez, sería nefasto para la ya demacrada democracia colombiana, además que sería un golpe bajo para los ciudadanos bellanitas, que no se merecen caer en las garras de tan fraudulenta persona.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here