100 motocicletas eléctricas, compradas para la policía por un módico valor de 4.357 millones de pesos y que fueron adquiridas durante la administración de Gustavo Petro en la Alcaldía de Bogotá, hoy están siendo cuestionadas y consideradas como un detrimento patrimonial.

De acuerdo con la Fiscalía, los hechos se registraron en el año 2012, cuando el Fondo de Vigilancia y Seguridad de Bogotá suscribió un contrato para la adquisición de 100 motocicletas eléctricas tipo cross para la Policía

Ante esta irregularidad, el ex gerente de la mencionada institución, César Manrique Soacha y el ex sub gerente, Jesús Armando Abril, fueron condenados a 10 años de cárcel y sancionados con el pago de 2.940 salarios mínimos mensuales.

Luego de las indagaciones llevadas a cabo por la Fiscalía, se logró demostrar que el detrimento patrimonial supera los 1.200 millones de pesos, lo que representa un sobre costo en la compra de cada una de las motocicletas eléctricas para el organismo de seguridad en la capital del país.

Se pudo conocer, que cada una de las motos fue adquirida por un valor de 43 millones de pesos, superior al precio que tenían en el mercado para la época.

Según el ente de control, se atribuyó como culpa a los ex funcionarios, que los contratos se asignaron de manera directa cuando debieron entregarse por licitación pública.

Lo cierto es que, estas motos fueron entregadas a la Policía de Kennedy, pero no pudieron utilizarse pues presentaron múltiples fallas, además de las millonarias pérdidas que generaron.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here