El caso de Vitalogic ha sido unos de los casos de corrupción más sonado que ha existido en la ciudad de Bucaramanga, este caso involucra directamente al hijo del actual mandatario local Rodolfo Hernández.

Recordemos que el caso se trató de presuntas irregularidades relacionadas con el proceso de selección para el tratamiento, transformación y disposición final de las basuras en los municipios del Área Metropolitana de Bucaramanga y por el cual la Procuraduría abrió un pliego de cargos contra Hernández.

Esto caso salió a luz luego de que unas conversaciones de Whatsapp se hicieron pública y pusieron en evidencia las influencias que existieron para que la empresa Vitalogic ganara la licitación en la Alcaldía de la ciudad, todo esto para beneficiar al hijo de Hernández, Luis Carlos Hernández Oliveros.

El trato era que se cerrara contrato con la empresa Vitalogic y así Hernández Oliveros saldría beneficiado con 100 millones de dólares.

Aunque negó haber firmado contrato con dicha empresa si afirmó que lo hizo con una empresa llamada JC con la cual había pactado una comisión que no era de 100 millones de dólares, como siempre se ha dicho.

“Es un documento que salió a la luz pública, que yo firmé y que fui a la notaria a autenticar, no es con Vitalogic. Vitalogic no existía; en ese momento había una empresa que se llamaba JC de Colombia, en un contrato de una comisión de la cual a mí me participaban una parte, si se hacia el negocio y era exitoso”, explicó.

Por este tema, la Fiscalía aguarda para imputar cargos a José Manuel Barrera Arias, exgerente de la Empresa de Aseo de Bucaramanga; Rubén Enrique Amaya Vanegas, jefe de disposición final de la Emab, y al contratista Jorge Hernán Alarcón Ayala.

Este caso aún está en manos de la justicia colombiana que no a un dictado un fallo que compruebe la responsabilidad del hijo del alcalde, esperemos que no sea ciega y sorda esta vez, como bien reza un dicho “amanecerá y veremos”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here