Virna Johnson

Todos conocen el talante corrupto de la candidata a la Alcaldía de Santa Marta, Virna Jonhson, con su conducta irregular e imputada por la Fiscalía por haber desfalcado al municipio en 2015.

Como un títere de su “mentor”, el exalcalde y candidato a la Gobernación del Magdalena, Carlos Caicedo, decidió ponerle una pizca de trampa (o una cucharada grande) de trampa a una encuesta para mostrarse como líder de la intención de voto, con 58 %, para las elecciones del 27 de octubre, y deja “botados” a otros 2 contendientes con 15 % y 6 % de preferencia.

Nada más alejado de la realidad, cuya única verdad es que esta dupla de intenta posicionarse para llegar a controlar 2 grandes bastiones de la administración pública en la región y tener poder sobre el dinero de la ciudadanía.

¿Pero qué pasa con esa encuesta?
En primer lugar, un extraño repunte, nada más y nada menos que de 25 puntos. ¡Un milagro! Su último conteo en una consulta la mostraba en 24 % de favoritismo, frente a otros contendores con menor porcentaje, algo que también habría que revisar.

El segundo aspecto termina de respaldar la primera duda. ¿Cómo una candidata que desaparece del radar por un mes, sin actos públicos, recorridos ni difusión en redes sociales logra tal respaldo?

Ambos elementos anulan la veracidad de los resultados de esa encuesta, pues incluso se llegó a pensar que Johnson tenían un problema de salud que le impedía continuar con su carrera hacia las elecciones. Además, la consulta se hizo entre el 20 y 21 de agosto.

Tal parece que la verdadera intención de la dupla Caicedo-Jonhson es minimizar la caída de la aspirante al a Alcaldía, al mostrar un triunfalismo típico de la dirigencia que está destinada quedar fuera de la medición popular en las urnas electorales.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here