Óscar Barreto

A 4 meses para que termine el período del gobernador del Tolima, Óscar Barreto, otro elefante de blanco de su oscura gestión sale a la luz…de nuevo. La pista de patinaje que ofreció a los niños del municipio de Murillo nunca se construyó.

Padres de familia y hasta los jovencitos deportistas han tenido que denunciar la demagogia con la que Barreto ha gestionado el departamento. Incluso, hizo que los pequeños viajaran hasta Ibagué, para asegurarles que el proyecto estaba listo, pero todo terminó allí.

“Se comprometió con ellos y parece que ya no hay pista. Los niños no tienen dónde entrenar, sino en la calle con miles de sacrificios (…) con tristeza lo digo, nos duele ver a los niños ilusionados, usted mismo los ilusionó”, reclama Eduardo Forero, uno de los residentes de Murillo.

Una de las niñas patinadoras lamentó la promesa incumplida por el gobernador Barreto.

“Estamos muy tistes porque le entregué una medalla y usted dijo que me la devolvería en la inauguración. No es política sino gestión, para alejarnos de los vicios, algo que va servir a todos”, expresó la deportista.

Así se evidencia una vez más la casta de Óscar Barreto, cuyo linaje compartido con el candidato a la Alcaldía de Ibagué, José Barreto, su primo y títere, no deja más que la sospecha bien justificada sobre lo que es capaz de hacer esta familia.

Este es un elemento interesante, pues el aspirante insiste en mantenerse mediáticamente separado del gobernador precisamente por su historial, así como también al margen de la vida de su hermano Miguel Barreto, pero solo con el objetivo de no manchar su campaña y llegar tranquilo, si pudiera hacerlo, a la alcaldía.

Además de usar los recursos para otros fines, Óscar Barreto enfila a su primo a lograr el trono de la alcaldía como una especie de monarquía que busca mantener el control sobre los recursos de la nación, ahora desde la administración municipal.

Familia es familia. La corrupción es su estilo de vida.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here