El caza corrupto inició su recorrido en Boyacá, cuna de la libertad de Colombia. En esta época de elecciones locales y departamentales, vale la pena recordar algunos de los elefantes blancos más sonados del departamento en los últimos años, que ha generado el descontento de los boyacenses por la falta de entrega de estas importantes obras, los sobrecostos y desinterés de los gobiernos locales para concluirlos.

En su primer día, el caza corrupto avanzó por más de 130 km en Boyacá, partiendo desde Tunja hacia Paipa, allí continuó su recorrido por Duitama, seguido de Nobsa, luego Sogamoso y terminó en Sotaquirá.

Se hicieron hallazgos importantes sobre obras inconclusas en varias de los municipios:

El descuidado estado del estadio de futbol en Duitama

Para el año 2003 aún no había avances significativos en la construcción del coliseo; el Estadio Cacique Tundama quien ya cumplirá 50 años de inaugurado, está actualmente en una condiciones deplorables, a pesar que las autoridades anunciaron su demolición, a la fecha de esta investigación aún permanece su estructura deteriorada que ha servido de nido para delincuentes y consumidores, sólo a pocos metros de canchas alternas dónde niñas, niños y adolescentes juegan.

En 2017 el estadio estaba incluido en el plan de adecuación de la Villa Olímpica junto con la plaza de toros y el velódromo. Originalmente el proyecto tenía pensado que se adecuaría con dineros públicos que fueron gestionados por la Gerente del proyecto Francy Puerto y el concejal Mauricio Buitrago a través de distintos ministerios, sin embargo aún nadie hace nada.

Ya en 2018, se cambió la decisión, para posiblemente demoler el estadio porque saldría más costoso: reforzar y reparar la estructura que hacerla de nuevo. Este consejo fue dado al alcalde Alfonso Miguel Silva Pesca, por parte de un equipo de expertos contratados para dar reporte sobre el estado técnico de la edificación.

En 2019 esta importante estructura aún no tiene su futuro resuelto. Un simple acercamiento permite dar cuenta que las condiciones del estadio no dan para usarlo, con elementos de construcción abandonados en las canchas cercanas y con vías de acceso sin la adecuada pavimentación, más problemas en el interior del estadio.

Aunque anteriormente era la sede del equipo de futbol Patriotas, ahora en Tunja, no es una problemática nueva, ya que, sin que nadie pueda dar una solución definitiva, solo deja ver el abandono estatal de este elefante blanco.

El elefante blanco de Nobsa

El siguiente municipio con un gran elefante blanco de construcción fue Nobsa, también con problemas con el estadio de futbol, más de doce años y aún no se concluye esta promesa electoral a los habitantes de esta localidad.

Ramiro Barragán, hoy candidato a la Gobernación de Boyacá por el partido Verde y Liberal, y quien fuera alcalde de Nobsa durante los periodos 2004 – 2007 y 2012 – 2015, fue quien empezó con la construcción del estadio en su primer periodo, cuyo costo ascendía a los 450 millones de pesos.

Un proyecto iniciado en 2007-2008, no concluyó por asuntos de contratistas, según ha señalado Ramiro Barragán en diferentes medios consultados. En el siguiente periodo de gobierno, de 2008 a 2012, políticos locales manifestaron que la construcción presentaba problemas en los cimientos y columnas con deformidad, lo que retrasó 4 años más este elefante blanco.
Ya en el segundo periodo de Barragán, 2012 -2015, se volvieron a contratar estudios para quedar con la normativa de 2010, ya que originalmente se habían diseñado según los estándares de 1998.

Aunque para el 2012 se le invirtieron casí 180 millones adicionales para “CONTINUACIÓN CONSTRUCCIÓN ESTADIO MUNICIPAL DE NOBSA-BOYACÁ”, según LICITACIÓN PUBLICA 002-2012 del SECOP, los resultados no se pueden ver en el 2019.

El estadio muestra un abandono total: Sin techo, edificio en obra negra, vidrios rotos, maleza, deterioro estructural, basuras alrededor, esta importante obra se ha convertido al igual que en Duitama en guarida de consumidores de droga, tal como aseguran los vecinos del sector, a quienes les ha perjudicado directamente este abandono, teniendo que vivir con temor por el bienestar de sus hijos.

En Sogamoso las viviendas nunca llegaron

El ultimo, pero no menos importante, caso de pésima gestión y corrupción, es el proyecto de vivienda de interés prioritario San Miguel Arcángel en Sogamoso.

El proyecto inició con la esperanza para 594 familias de adquirir una solución de vivienda de interés prioritario, se ha convertido en un dolor de cabeza después de más de 3 años de espera, los que faltan.

Una solución habitacional prometida para el 2013 y que en 2016 – tres años después de la promesa- aún no se concretaba. Al día de hoy, solo está en el terreno la primera torre construida de las seis que mencionan en la página web de FONVISOG (Fondo de Vivienda de Sogamoso)

En 2017, las protestas de las familias no se hicieron esperar, ya que han tenido que seguir pagando arriendo esperando el día que les entreguen las viviendas que aún no llegan.

Para el 2018 se hizo entrega formal de las primeras viviendas, el resto tendrá que seguir esperando y pagando por la corrupción que azota a la localidad ¿y las autoridades? Sin pronunciarse oficialmente.

Casos como estos seguramente se replican en otros sectores, ciudades y departamentos de Colombia, la invitación es a que denuncies a través de nuestras diferentes redes sociales @buscauncorrupto (Facebook, Twitter e Instagram), página web www.nomascorruptos.co o en el Caza corrupto que estará recorriendo toda Colombia para que puedas revelar cualquier caso de corrupción que conozcas ¡No te hagas cómplice del delito!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here