Quien fuera hace 4 años el candidato del Centro Democrático y perdiera por una diferencia de 10.000 votos contra Federico Gutiérrez en la puja por la alcaldía de Medellín, Juan Carlos Vélez Uribe, se postula de nuevo.

Esta vez, cambiando de estrategia, se presenta como un candidato con imagen independiente con base en las firmas que apoyaron su postulación.

Independiente, sí, el mismo que lideró la campaña del “NO” en el plebiscito del 2016, el político que dio a conocer la estrategia de “poner a la gente a votar berraca”.

Cambiante, dinámico, doble, polifacético, SOLAPADO, son adjetivos que se ha ganado a pulso el candidato Juan Carlos Vélez. El último, por ejemplo, gracias a haber negado un acto ilícito cometido en su vehículo, situación en la que intenta inculpar a su hijo “ignorando” las pruebas en su contra. 

Al margen de la incertidumbre que significan sus propuestas, puesto que rara vez expone el tema, si nos basamos en las características personales que debe tener un alcalde de la ciudad de Medellín, Juan Carlos Vélez deja mucho que desear.

¿Cuán peligroso resultaría el hecho de que un alcalde resuelva su accionar con base en lo que le generaría mejor imagen en el momento?, ¿los paisas buscan un candidato que ponga su beneficio particular por encima del bien común?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here